top of page

Método Montessori

Libros sensoriales, una inspiración Montessori

María Montessori en su libro “La mente absorbente”, compara la mente de los niños menores de 6 años con una esponja que absorbe los estímulos del ambiente. Por esa razón, es tan importante preparar el ambiente del niño, de tal manera, que pueda aprovechar todos los estímulos de su entorno para desarrollar sus capacidades y todos los sentidos.

En el diseño de este ambiente debe primar la belleza, simplicidad y orden. Los materiales deben captar la curiosidad que incentive en el niño el deseo por aprender y conocer y los lugares donde se desarrollen las actividades deben ser luminosos y cálidos.

Por tal motivo, la idea de un libro sensorial es extraordinaria, pues permite que el niño utilice su imaginación y participe en actividades lúdicas que estimulen su creatividad.  El juego manipulativo, es el pilar fundamental para fomentar la imaginación, creatividad, motricidad fina, entre otros.

Es muy importante generar un ambiente divertido, relajado y didáctico para explorar. Nuestros libritos sensoriales Bolboreta, están hechos a mano y son para niños entre 0 meses a 6 años de edad, aproximadamente.

                  

Montessori-school-Hanoi.jpg

 

Metodología Montessori y estimulación sensorial

¿Has oído hablar de María Montessori? ¿Sabes en que consiste su método?

A continuación haremos un breve resumen sobre su metodología y como está relacionado con la estimulación sensorial.

El método Montessori fue ideado por la educadora italiana María Montessori a fines del siglo XIX. Este método se caracteriza por poner especial atención a las actividades dirigidas a los niños y a la adaptación de su entorno de aprendizaje. Es un método que nació con la idea de ayudar al niño a conseguir un desarrollo integral, tanto en sus capacidades intelectuales, físicas, como espirituales.  Las escuelas Montessori son un lugar donde la inteligencia de los niños se desarrolla a través de un trabajo libre y con un material didáctico especializado.

Jugar para aprender, ese es lema de una educación Montessori. Según esta metodología, no existe diferencia entre el trabajo y el juego. Los adultos solemos relacionar el trabajo a una obligación, pero para los niños puede significar algo apasionante y muy divertido y a través de ello exploran y descubren el mundo que los rodea. El juego favorece el perfeccionamiento del sistema perceptivo (visión, audición y tacto). Mejora la coordinación psicomotora; desarrolla la inteligencia y el deseo por aprender; permite al niño poder descargar y proyectar sus sentimientos y emociones hacia el exterior; y les permite expresarse e instaurar relaciones sociales.

"Nadie puede ser libre a menos que sea independiente; por lo tanto, las primeras manifestaciones activas de libertad individual del niño deben ser guiadas de tal manera que a través de esa actividad el niño pueda estar en condiciones para llegar a la independencia"

                  María Montessori

History-of-Montessori-499x423.jpg
bottom of page